PORQUE MEXICO

PORQUE MEXICO
Gracias por este reconocimiento. Pueden bajar el libro desde este vínculo

Gracias Galería de Arte

SUMATE Y PONLO EN TU ESPACIO-siempre estuvo al pie del blog, pero no se veia ¿Ahora lo notas?

Photobucket

Autismo sin Mitos- llévalo a tu blog y difúndelo

Photobucket
NO ES SOLO UNA ROSA, ES EL FLORECER DE LA VIDA
Photobucket

Photobucket

MIS REGALOS

MIS REGALOS
HACÉ CLICK EN EL CORAZÓN



Bookmark and Share

NO PODRÁ SER VISTO CON GOOGLE CHROME-

AQUELLOS INTERESADOS EN SUS OBRAS CONTACTARSE A http://higorca-pintoressinfronteras.blogspot.com/ Photobucket

jueves, 6 de noviembre de 2008

El Apartheid (Con video)



Para los niños que sufrieron El Apartheid, (basado en datos del correo de la UNESCO)

Hombrecito negro que caminas por las calles de tierra de Sudáfrica, ya no llores, ven aquí, toma mi mano con fuerza, tus padres estarán por llegar.

Contará apenas con ocho años, no más, pero en su cara se ven marcadas líneas de adulto. Me mira asustado al ver mi piel,……¡Tócame, no te haré daño!, pero no comprendía como mi piel blanca estaba junto a la de él .

Era uno de los miles de niños sufridos por el Apartheid. No tenia derechos ni nada de lo que un niño blanco disponía.

¡NO LLORES NIÑO NEGRO!, ¡tus padres estarán por llegar!..........miento, ¿pero acaso el Apartheid no nos permite a nosotros los blancos, mentir a un negro?.

¡NO LLORES NIÑO NEGRO!, ¡tus padres volverán!.............

Lo tomé de la mano y comenzamos a caminar por lugares prohibidos para él. Se dio cuenta y quiso retroceder, sabia que En su mismo pueblo tenia límites para pasar.

¡NO TEMAS NIÑO NEGRO!, ¡de mi mano podes traspasarlos !.Y seguimos nuestro rumbo.

¿Hace cuanto que no comes niño negro?, ¿Cuándo te vio un médico por ultima vez?.............¿comida?, ¿médico?. Palabras desconocidas por él, pues el Apartheid no les daba esos derechos a los niños negros de Sudáfrica.

Solo un médico por cada 44.000 habitantes les daba el gobierno. Y él seguramente sería el habitante 43.999 ya que nunca lo vio un profesional.

¡NO LLORES NIÑO NEGRO!, ¡tus padres estarán por llegar!.

Me senté junto a él en la mesa de la cocina, con esfuerzo abría la boca para poner un bocado en ella. Mientras esto sucedía faltaban pocas horas para que comenzara el nuevo año, entraríamos al año 1992. ¡Faltaban tan pocas horas!, solo una pocas horas para que el Aparthereid fuera derogado.

¡DUERMETE AHORA NIÑO NEGRO!, ¡tus padres estarán por llegar!. Pasamos la noche abrazados en una pequeña cama donde lo pude abrazar como a un pollito.

Era ya la medianoche, ¡año 1992 al fin!. El apartheid sería derogado. La supremacía de los blancos sobre los negros ya no sería una ley absurda parida por el hombre blanco.

A la mañana ruidos de muchedumbre exaltada en la calle me despertó, gritos de esperanza y libertad. Miré por la ventana para ver si podía distinguir las siluetas de un hombre y una mujer caminando hacia la casa en busca del pequeño. Nadie venia por él.

¡NIÑO NEGRO DESPIERTA SOS LIBRE!. El muchachito me miró, sin entender que era la “ libertad”, pero en sus ojitos se vislumbraba una llama de esperanza.

Se levanto y corrió hacia la puerta , tambaleante por la debilidad, vi que subía sus bracitos para que una mujer lo abrazara. Era su madre que.

Luego ella me contó que faltaban solo diez minutos para el nuevo año y un grupo de encapuchados vestidos de blanco mataron a su marido. Cuando era su turno las campanadas de la medianoche la salvaron de la muerte. El año 1992 la salvó,

(al menos ese día), ya que si bien las leyes del Apartheid serian derogadas ese año, las injusticia estaban encarnadas en la población sudafricana .

No vi mas al niño negro ni a su madre, probablemente sea un científico, o un profesor de la universidad o un humilde leñador.

Pero cuantos niños aún padecen el apartheid sin ser negros ni sudafricanos.

Indígenas, provincianos, porque no de la capital misma, los cuales son marginados por la sociedad, no por su piel, no por la raza, sin explicación más que por la ignorancia de los que nos gobiernan.

¿Cuánto del Apartheid existe en nosotros aún?.Será que el hambre, la falta de trabajo, la marginidad, la violencia, la discriminación, la indiferencia, los hospitales sin insumos, gente durmiendo en la calle, niños y ancianos comiendo de los cestos, así innumerable listas de miserias, hacen que el apartheid aún exista.

A veces creo que las leyes de esta barbarie se expandieron como células cancerígenas por los países de Latinoamérica. Leyes que no están escritas con tinta, peor aún ya que de ser así podrían ser borradas, lo que preocupa en verdad es que estén grabadas en la mente de los mismos que firman para comprar armas de guerra y a su vez firman para dar ayuda a un comedor infantil. Las mismas manos que acarician la cabeza de un niño , abrazan a un anciano, visitan ese hospital necesitado, para luego volver la cabeza aun costado dejando a la espera la promesa dada en su momento.

Ya no es solo un niño negro caminado por una calle de tierra de Sudáfrica. Miremos mas cerca nuestro, seguramente un niño rubio de grandes ojos celestes está muriendo hoy por las mismas consecuencias.

3 de junio del 2004

Silvana



1 comentario:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Silrita:Mira así de duro es el mundo.Unos en la opulencia y otros en la más desgarradora miseria.Si pudiéramos cambiarlo ¿verdad?
En las entradas antigüas te he puesto comentarios.Besos.Montserrat