PORQUE MEXICO

PORQUE MEXICO
Gracias por este reconocimiento. Pueden bajar el libro desde este vínculo

Gracias Galería de Arte

SUMATE Y PONLO EN TU ESPACIO-siempre estuvo al pie del blog, pero no se veia ¿Ahora lo notas?

Photobucket

Autismo sin Mitos- llévalo a tu blog y difúndelo

Photobucket
NO ES SOLO UNA ROSA, ES EL FLORECER DE LA VIDA
Photobucket

Photobucket

MIS REGALOS

MIS REGALOS
HACÉ CLICK EN EL CORAZÓN



Bookmark and Share

NO PODRÁ SER VISTO CON GOOGLE CHROME-

AQUELLOS INTERESADOS EN SUS OBRAS CONTACTARSE A http://higorca-pintoressinfronteras.blogspot.com/ Photobucket

jueves, 26 de mayo de 2011

DAME 15 MINUTOS

Antes que nada quiero agradecer nuevamente a todos los que me apoyaron en esta nueva prueba que pude saltar el último lunes 23 de mayo.
Dentro de mis mail, una amiga muy querida de México, León, Guanajuato; me envió esta bellísima oración que quiero compartir con ustedes. Dios quiera que les trasmita la misma paz, serenidad, que me dio a mí al recibirla.

No escribiré en esta oportunidad algo mio, porque en verdad siento que debo agradecer mucho a Dios por ayudarme permanentemente en cada paso que debo transitar.
En esta oracion puse a mis médicos, enfermeras/os, camillero del Sanatorio San Miguel, sector U.C.O. Para ellos mi más profundo agradecimiento por tanta dulzura, calidez y calidad humana como profesional. Ya los nombraré a todos en una entrada especial para ellos

Photobucket


15 minutos con Jesús

Estas aquí en mi presencia.
Háblame date estos momentos para mí.
Háblame hijo mío, Hija mía..
No es preciso, hijo mío, saber mucho para agradarme; basta que me ames mucho. Háblame sencillamente, como hablarías al más íntimo de tus amigos, como hablarías a tu madre, o a tu hermano.
• ¿Necesitas hacerme alguna súplica en favor de alguien?
Dime su nombre, sea el de tus padres, el de tus hermanos y amigos; dime en seguida qué quisieras hiciese yo realmente por ellos.
Pide mucho, muchas cosas; no vaciles en pedir, me gustan los corazones generosos, que llegan a olvidarse de sí mismos para atender las necesidades ajenas.
Háblame con llaneza, de los pobres a quienes quisieras consolar; de los enfermos a quienes ves padecer; de los extraviados que anhelas devolver al buen camino; de los amigos ausentes que quisieras ver otra vez a tu lado.
Dime por todos al menos una palabra; pero palabra de amigo, palabra entrañable y fervorosa. Recuérdame que he prometido escuchar toda súplica que salga del corazón.

• ¿Necesitas alguna gracia?
Haz, si quieres, una lista de lo que necesitas, y ven, léela en mi presencia.
Dime con sinceridad que sientes orgullo, pereza , que eres tal vez egoísta, inconstante, negligente..., y pídeme luego que venga en ayuda de los esfuerzos, pocos o muchos, que haces para sacudir de encima de ti tales miserias.
No te avergüences, ¡pobre alma! ¡Hay en el cielo tantos y tantos justos, tantos y tantos santos de primer orden que tuvieron tus mismos defectos! Pero rezaron con humildad, y poco a poco se vieron libres de sus miserias.
Tampoco vaciles en pedirme bienes para cuerpo y para entendimiento: salud, memoria, éxito feliz en tus trabajos, negocios o estudios... Todo eso puedo darte, y lo doy y deseo me lo pidas en cuanto no se oponga, sino que favorezca y ayude a tu santificación.
Hoy por hoy, ¿qué necesitas? ¿Qué puedo hacer por tu bien? ¡Si conocieses los deseos que tengo de favorecerte!
• ¿Te preocupa alguna cosa?
Cuéntamelo todo detalladamente.
¿Qué te preocupa?, ¿qué piensas?,
¿Qué deseas?

¿No querrías poder hacer algún bien a tus prójimos, a tus amigos a quienes amas tal vez mucho y que viven quizá olvidados de mí?
¿No te sientes con deseos de mi gloria?
Dime: ¿qué cosa llama hoy particularmente tu atención?
¿Qué anhelas más vivamente y con qué medios cuentas para conseguirlo?
Dime qué es lo que te ha salido mal, y yo te diré las causas del fracaso.
Hijo mío, soy dueño de los corazones, y dulcemente los llevo, sin perjuicio de su libertad, donde me place.
¿Estás triste o de mal humor?
Cuéntame tus tristezas con todos sus pormenores.
¿Quién te ofendió?, ¿quién lastimó tu amor propio?
¿Quién te ha menospreciado?
Acércate a mi corazón, que tiene el bálsamo eficaz para todas las heridas del tuyo. Cuéntame todo, y acabarás por decirme que, a semejanza de mi, todo lo perdonas, todo lo olvidas, y en pago recibirás mi consoladora bendición.
¿Tienes miedo de algo?
¿Sientes en tu alma tristeza?

Échate en brazos de mi providencia.
Contigo estoy, aquí, a tu lado me tienes; todo lo oigo, ni un momento te desamparo.
¿Sientes desprecio por las personas que antes te quisieron bien, y ahora, se alejan de ti, sin que les hayas dado el menor motivo?
Ruega por ellas, y yo las volveré a tu lado si no han de ser obstáculo a tu santificación.
¿Tienes alguna alegría que comunicarme?
¿Porqué no me haces partícipe de ella por lo buen amigo tuyo que soy?
Cuéntame lo que desde ayer, desde la última visita que me hiciste, te ha consolado y hecho como sonreír tu corazón.
Quizás has tenido alguna sorpresa agradable; quizás se han disipado algunos recelos; quizás has recibido buenas noticias, una carta, una muestra de cariño; quizás has vencido una dificultad o salido de un apuro... Obra mía es todo esto, y yo te lo he proporcionado.
¿Por qué no has de manifestarme por ello tu gratitud, y decirme sencillamente como un hijo a su padre: gracias padre mío, gracias?
El agradecimiento trae consigo nuevos beneficios, porque al bienhechor le agrada verse correspondido.
• ¿Tienes alguna promesa que hacerme?

Puedo leer en el fondo de tu corazón. A los hombres se les engaña fácilmente —
a Dios, no. Háblame, pues, con toda sinceridad.
¿Tienes un propósito firme de no ponerte más en aquella ocasión de pecado?
¿De privarte de aquello que te dañó?
¿De no tratar más a aquella persona que turbó la paz de tu alma, haciéndote pecar?
¿Volverás a ser amable con aquella persona a quien miraste hasta hoy como enemiga?
Hijo mío, vuelve a tus ocupaciones habituales, a tu trabajo, a tu familia, a tu estudio..., pero no olvides la grata conversación que hemos tenido aquí los dos, en la soledad de la capilla.
Ama a mi Madre, que lo es tuya también, la
Virgen Santísima...
y vuelve otra vez a mí con el corazón más amoroso todavía, más entregado a mi servicio: en el mío encontrarás cada día nuevo amor, nuevos beneficios, nuevos consuelos.

Regresa a mí Y dame otros 15 minutos….


Photobucket

Photobucket

viernes, 20 de mayo de 2011

20 de mayo- 5.45hs ( seis menos cuarto de la mañana)

Esta entrada está guardada en mi borrador desde el día 20 de mayo, día que me pasó lo que les contaré. Por eso me veo en la obligación de editarla.
Día 20 de mayo del 2011
"Pasé todo el día pensando si hacer o no esta entrada, dentro de mis quehaceres cotidianos la idea iba y venía si hacerla o no. Hablé con mi madre, con mi hijo y con mi amiga Norma Soriano, los cuales conociéndome me ayudaron a decidirme realizarla.
Hace unos 20 días aproximadamente una soledad junto con la tristeza se había instalado en mi alma, si bien tenía probablemente motivos para sentirla, no encontraba la salida para desterrarla de mí.
Soy una persona de mucha Fe, más allá de ser una laica que no va a misa, ni tampoco hace tiempo coopero con mi parroquia, eso no me quita que sea de una Fe incalculable.
Desde muy pequeña recé todas las noches un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria. Pero a veces esas oraciones eran más realizadas por costumbre que por entrega.
Hace unos pocos días comencé a buscar respuestas dentro mio a lo que se refiere a los espiritual.
Buscaba información sobre Los Carmelitas (debido a un gran aprecio por un amigo que es un enamorado del Espíritu de Carmelo y quería saber porque de su amor devoto), sobre la Virgen, miraba videos que me llenaran y me dieran paz. En fin, cuento todo esto para que pueda llegar al desenlace a lo que en realidad quiero relatarles, pero que al menos para mí es de suma importancia.
También en este trayecto, me añade una persona al facebook creyente del Padre Mario.
Si bien siempre lo nombré, nunca me había detenido a verlo en sus misiones, ni en su espiritualidad. La imagen que siempre tuve de él, es la que tenemos todos. La del sacerdote con sotana negra y joven.
Anoche, mi angustia no disminuía, lloré mucho y temía tremendamente a la muerte.
Me despertó una mano que me hacía la señal de la cruz en la frente, al abrir lo ojos veo a un hombre canoso, cara redonda, bondadosa que retiraba su mano de mi frente parado al lado de mi cama, de pìe pero inclinado, con sotana negra sacerdotal. Detrás veo a mi hijo que se ataba la zapatilla para ir a su trabajo, mientras la imagen de este hombre (sacerdote a mi entender no racional, sino con entendimiento de alma) desaparecía, pero no dejaba aún de sentir la huella tibia de su mano sobre mi frente (por eso saqué el horario de las seis menos cuarto de la mañana, por ver a mi hijo en ese mismo momento de sentirlo). Me hice la señal de la Cruz y me volví a dormir.
Me desperté a las 8hs, fui a ver a mi madre y ella asustada me dijo:
_ Le pregunté a Ger antes de irse al trabajo si me habías llamado gritando _ .
Yo la frenaba porque quería contarle lo que me había sucedido, y ella seguía diciéndome:_ Escuché que me decías fuerte; "Mamaaa"_ .
_No má, no te llamé, pero si vengo a contarte que a esa hora (no supe porque dije el nombre del Padre Mario), abrí los ojos porque El Padre Mario estaba haciéndome la señal de la cruz en mi frente, como la unción de los enfermos_.
Hacía días que un dolor de la espalda no me dejaba descansar, la angustia tampoco. Hoy (20 de mayo) amanecí sin dolor, sin angustia, sí con una felicidad interna que hacía tiempo no experimentaba.
Busqué la imagen para ver si era él, aparecía siempre como lo conocemos todos; joven y con su sotana negra, pero fue mucha la emoción cuando encontré otro rostro tal cuál lo había visto al lado de mi cama, imagen que desconocía , ya que jamás le presté mucha atención más allá de todo lo que la gente lo ha seguido.
Cuando lo vi, se me erizó la piel, un frio me recorrió el cuerpo y me puse a llorar dando las gracias.
Aún no sé que debo hacer, si publicar esto o no, pero de no hacerlo estaría probablemente no siendo lo suficientemente agradecida".
Luego de esa experiencia pasaron tres días (23 de mayo) y debieron internarme en Unidad Coronaria, la imagen se me presentó en mi cabeza en dos o tres oportunidades estando internada, no entendiendo nada y solo escuchando decir a los médicos que debían hacerme otro cateterismo.
Fue cuando me aferré a la experiencia de esa mañana del día 20 a las 5.45hs y cuando vino mi cirujano me dijo que no hacía falta cateterismo alguno (al menos no ese día) , que solo debía esperar a realizarme el próximo estudio el 2 de junio.
Antes de cerrar esta entrada quiero comentarles que en la noche del 19 de mayo (noche anterior a la experiencia relatada) pedí profundamente que mi alma no sienta tristeza, ni soledad, ni agonía. Ese día al despertar no sentí nada de eso, todo lo contrario, tenía una sensación de paz, serenidad y tranquilidad increible
No sé quien fue el que puso su mano en mi frente, pero sí les puedo asegurar que más allá que siga indagando y buscando a alguien parecido, encontré como similitud a tres personas.
Pero la bondad de esos ojos, esa mirada de compasión, sabiduría, santidad jamás la sacaré de mi mente y mi alma.
No sé si fué el Padre Mario, mentiría si les dijera que era él, pero a la vez fue lo primero que sentí y por tal motivo no editaré esta parte de la entrada.
Sea quien haya sido, solo fue una herramienta de Dios, de Jesús, de la Virgen que lo hicieron llegar a mí. Por tal motivo dejaré el resto de la entrada guardada desde esa fecha tal cuál la sentí el día 20 de mayo al escribirla.

Información del Padre Mario

PADRE MARIO PANTALEO

El Padre Mario Pantaleo, nacio el 1º de agosto de 1915 en Pistoia, Italia.

Su familia emigró a Argentina escapando de la guerra.

Se radicaron en Córdoba.

En esa provincia argentina, Mario ingresa en un colegio salesiano quedándose aun cuando su familia, regresó a Italia.

Su familia luego de un tiempo, lo lleva otra vez a su Italia Natal.

Allí sucedió un hecho curioso, que marcaría luego su vida, y la de muchas otras personas.

Su pequeño gatito, estaba moribundo. Él le pasó la mano por el lomo. Al otro día, el animalito se había curado...

El joven Mario Pantaleo ingresó en el seminario de Arezzo. Esto fue en el año 1931, y lo ordenan sacerdote católico en el año 1944. Más precisamente, el dia 3 de Diciembre. Aunque también terminó los estudios de sicología y Filosofía.

Vuelve a Argentina, en el año 1948.

Conmovido por las necesidades del pueblo, decide que se radicaría en la localidad de González Catán. Y hace obras humanitarias.

En 1975 se inaugura la Iglesia Cristo Caminante, a la que se agregaría una guardería, escuela primaria y secundaria. Pero también, una escuela para discapacitados, un polideportivo, una panadería, centro de capacitacion laboral, etc.

Lo sorprendente ( o no tanto) es que el Padre Mario, tenia el Don de la sanación por imposición de manos. Algo que ahora se está reconociendo en medio científicos, en especial en experimentos, estudios.

Por su Iglesia, pasaron miles y miles de personas, para ser bendecidas por las manos del Padre .

Entre sus seguidores se encuentran el escritor Ernesto Sábato, la actriz China Zorrilla, la empresaria Amalia Lacroze de Fortabat , el empresario Francisco Macri, e innumerables personalidades, testigos de sus Dones de curación.

Pero él atendía a las personas humildes, es más, se llamaba "el cura de los humildes"-

Hay una anécdota que circula, referente a que el comisario de la localidad, lo había amenazado con llevarlo preso si seguía con sus prácticas de sanación.

Un día, su hijo se enfermó gravemente, entonces lo llevó ante el Padre Mario. Su hijo se curó, y desde entonces fue un gran defensor de él.

Fue combatido por médicos, en especial de la zona, entendiendo que el padre quería reemplazar su labor. Hasta que se dieron cuenta que no era así, y no sólo hubo alguno que llevo a personas de su familia, sino que ayudaron en la obra que realizó el Padre Mario, con las escuelas, etc.

Solia él decir que en las sanaciones sólo era la guitarra, y que Dios era quien la interpretaba....

Poco después de cumplir 77 años, fallece en Buenos Aires, y a su velatorio fueron miles de personas, que le dieron el último Adios.

ORACION DEL PADRE MARIO PANTALEO

Señor Jesús,
me pongo en tu Presencia,
implorando la Gracia de la sanaciòn.
De la sanaciòn fìsica y espiritual.

Te pido el Espítitu Santo ..
para que con su fuego abrasador,
me purifique, para que pase derramándose,
para que pase sobre todo mi Ser y asì
santifique mi cuerpo, mi Alma y mi corazòn.
Haciendo nuevas todas las cosas en Mí.

Señor concédeme tu Misericordia,
la gracia de la sanaciòn interior, para que
pueda Bendecirte y Adorarte siempre.

Amén.

Pd: No vi la película dedicada a su vida "Las Manos", pero debería verla verla ¿no?

Photobucket

martes, 17 de mayo de 2011

SIN QUERER...

(Subir el volumen del reproductor para escuchar bien la canción)

Photobucket

Sin querer, sin buscarlo, llegaste, te instalaste y percibí el aroma de las flores.

Sin querer observé tu mirada, tu sonrisa y mi alma flotó por el aire sintiendo la calidez de tu presencia.
Sin querer me encontraba esperando tu llegada, sin golpeteo en la puerta, sin timbre que suene, solamente un tibio mensaje que me indicara que estabas.
Y así comencé a sentir que mis latidos te pertenecían, aferrada a tu mano fuerte y con la sensibilidad que solo un ser de luz puede tener.
Sin querer sentí el placer que solo la verdad da, y juntamente con ello se sumaba la felicidad de saber que existías.
Sin querer, sin buscarlo, llegaste; comprendiendo que no hay amor más increible que la comunión de dos almas.
Sin querer, sin buscarlo, llegaste, y junto con vos vino la serenidad, la luz, la risa, la reflexión, la simpleza, las ansias, el optimismo, la franqueza, en cuyos recovecos de cada uno de ellos me duermo tranquila.
Sin querer, sin buscarlo, llegaste.
Silrita

lunes, 9 de mayo de 2011

Don José Higueras "El pintor de la Luz"

Photobucket

Photobucket
Para hacer esta entrada, pedí autorización a la Señora Higorca Gomez Carrasco, cuya dama es la que se encarga del espacio y la presentación de Don José Higueras en el blog "Pintores sin Fronteras.
No hablaré de su biografía, ni tampoco de sus pensamientos de lo que siente al pintar. con hacer click en alguna de las dos imágenes podrán descubrirlo, pero no podía dejar de nombrarlo en Letras, sencillamente porque sus letras se plasman en el arte de la pintura, de los colores, de la inmensa creatividad, observación y delicadeza de sus cuadros.
Nos soy erudita a lo que se refiere en el arte de las letras, mentiría si dijera que no tengo millones de fallas gramaticales, seguramente las tengo, pero de algo estoy tranquila y segura, es que en cada escrito que presento pongo mis sentimientos, emociones y fundamentalmente mi esencia en para poder trasmitirles lo que siento/pienso.
Mentiría si dijera que hice talleres literarios (los cuales comencé y abandoné), porque notaba que se me acortaba mi propia idea y se desvirtuaban mis conceptos con tal que quede bien el escrito.
No hablaré de Don José Higueras a lo que se refiere de su vida, para ello, reitero, está su acompañante de vida, la mujer que lo conoce como la palma de su mano.
Pero sí hablaré de lo que veo en sus pinturas, su sensibilidad en cada pincelada, su observación de la realidad para transpasarla en un lienzo.
Dentro de la increible entrada de su esposa Higorca, en "Pintores sin Fronteras", me quedaron a fuego varios párrafos, oraciones e incluso pequeñas observaciones de dicha escritora. Una es la de "Pintor de la la Luz"; otra fué la siguiente: _“Tú no juzgas tu obra, te la juzgan a través de críticos, pero no cualquier crítico, sino de peso internacional. Una obra no está valorada hasta que no lo está internacionalmente” (Higorca Gomez)
Pués bien, si bien como dije antes no soy erudita en la materia de las letras, mucho menos lo soy sobre el arte de la pintura, pero aquí me detendré para decir que "Las obras de Don José Higueras, no son solo juzgadas por críticos entendidos en el arte de la pintura, sino que llega a toda mirada de cualquier ser humano que simplemente desee ver una obra maravillosa y real como son sus cuadros y de esta forma sentirse identificado en un lugar, paisaje, labor, o en aquella imagen que su mano cuidadosamente fué armando en la tela.
En una ocasión, hice un escrito el cuál luego lo recité y lo convertí en video; "Si fuera una pintura".
Hoy, cuando veo los óleos de Don José, me veo infinitamente bien interpretada por él, sin necesidad de haber conocido antes su obra.
De haberlo conocido antes lo hubiera nombrado en ese escrito diciendo:
" Si fuera un cuadro, una pintura, solo deja que las manos de Don José Higueras se posen en mi lienzo, porque como Él no habría nadie que me pudiera interpretar.
Si fuera un cuadro, una pintura, deja que un artista de semejante magnitud haga de ella un paisaje donde las palabras sobrarían al admirarme.
Si fuera un cuadro, una pintura, solo deja que Higueras se ocupe de mí, y no habría crítico alguno que no se maravillaría de mi belleza.
Si tan solo fuera un cuadro, una pintura, el nombre de José Higueras bailaría al pié de mi imagen"
Pongo a disposición de ustedes dicho escrito, recitado, video de mi autoría y comprobarán a que me refiero.
Como así también el vínculo de "Pintores sin Fronteras" en cada una de las imágenes superiores.

Gracias Higorca por mostrarnos a un maestro y a un ser humano cuya grandeza no necesita demostrarla porque en cada trabajo la pone en manifiesto


video

jueves, 5 de mayo de 2011

UN VIAJE LARGO

Recibí de regalo este maravilloso video. Siempre digo que nada es casual, todo está previsto por un ser superior, por aquél en quien entregamos nuestra vida cuando no sabemos que hacer con ella.
Hoy me preguntaba: ¿Que hago de mí?,¿ porque la soledad duele tanto?.
Entre esas preguntas y muchas lágrimas por no encontrar respuesta, salí a caminar y viendo que hermoso estaba el día. Me dije: "Que hermosa está la vida hoy".
Y no conforme con esa respuesta que se me había dado, dentro de la red encuentro esto que me manda un amigo muy apreciado por mí.
Gracias Fra. Rodolfo, y tomé tu reto de cantarla fuerte.
La pongo a disposición de todos aquellos que deseen también cantarla junto a mí


lunes, 2 de mayo de 2011

"Deja que los aires se cuelen por tu manga" -Emilia Carranza

Photobucket
Soy egresada del año 1981 del Instituto Ceferino Namuncurá, en esa oportunidad mi directora Emilia Carranza, al terminar mi 5to año escribió en la manga de mi camisa:
"Silvana deja que los aires se cuelen por tu manga y déjalos y que se vayan. Así los que traigan tristezas y frustaciones; se vayan. Que dejen en tu alma experiencia y Valor.
Muy cariñosamente.
Emilia"
Esas palabras de una de las mujeres más sabias e íntegras que conocí en mi vida dejó la marca por siempre dentro mio. Los que la conocieron pueden dar testimonio de esto que digo.
Ella es un ángel ya, aunque a mi entender siempre lo fué.
La palabra justa, la delicadeza, dedicación por sus alumnos, el amor por el prójimo, la humildad de los grandes, la mirada piadosa ante el dolor del otro y la que daba fuerzas para continuar.

Hoy por hoy muchos aires de tristezas y frustaciones pasaron por mi "manga", algunos no pude hacer que como me dijo Emilia que se fueran, quedaron en ella atrapados, pero otros volaron a lugares que vaya a saber por donde estarán.
Por suerte y por aprendizaje sí hice que se convirtieran en Fortaleza y Valor.
Más allá de los maltratos psicólogcos, más allá de las traiciones, más allá de la discriminación, indiferencia, falta de respeto que tuve en muchas ocasiones; pude levantarme detrás de esos aires nocivos.

Los inescrupulosos a la larga solo obtienen soledad. En cambio aquellos que aún seguimos apostando a los valores de la lealtad de la palabra, de la sinceridad en los sentimientos y emociones, siempre existirá una mano que nos agarre fuerte para que subamos del pozo en el cuál caimos.
Muchos aires pasaron por "esa manga" de camisa, pero fueron mucho más los que dejaron en mí enseñanza que frustaciones.
Los aires que se refiere Emilia en el escrito en mi camisa, los tomo como simples brisas que debían pasar para que viera que la miseria humana también existe.
Gracias a Dios tengo defectos y vaya que los tengo, (como me dijo mi amiga tan querida Higorca en una carta hermosa que me escribió), pero ninguno es condenable, simplemente los tengo para poder pulirlos y así puedan convertirse en virtudes para conmigo y para con los demás.
En esa camisa tengo muchas firmas de ex compañeros, profesores, preceptores; sin embargo cuando me reencontré con este recuerdo, las primeras palabras que vieron mis ojos (y con una claridad impresionante más allá de los años transcurridos) fueron las de Emilia.
Nada es casual,cada cosa aparece en la vida de uno cuando necesitas que aparezcan. Las palabras de quienes te entregaron todo con amor, como también de aquellos que te entregaron palabras de soberbia, humillantes, insultos sin necesidad de decir una sola mala palabra, pero que no deja de ser un insulto al fin; también aparecen en el momento adecuado para recordar que "los malos aires existen y existirán siempre", pero es allí que uno los debe convertir en fortaleza y valor.
Cuando Emilia me escribió estas palabras, tenía apenas 18 años, hoy con mis 48 bien vividos aún resuenan en mis oídos y en todos mis sentidos.
Espero que a alguien más les sirva las palabras de esta mujer gigante que tuve la gracia de conocer.
Un fuerte abrazo a todos
Silrita